domingo, 25 de enero de 2015

A vuela pluma




Algunas reflexiones:
·       Las listas de tareas son para “atareados”
·       Los antiguos RRHH eran vistos como oficinas de represión humana.
·       Si necesitas implementar técnicas de productividad, es que incumples las reglas principales del minimalismo.
·       Si empieza a interesarte los artículos dedicado “a lo lento es bueno” es que estás yendo demasiado deprisa.
·       Si te agobia la sensación de estar solo, es que aún no te has conocido de verdad por dentro.
·       Si buscas la felicidad, no preguntes por ahí fuera definiciones, que lo que te dirán es solo su punto de vista, que no la verdad para tí.
·       Si alguna vez te dijeron que la felicidad es tener, te engañaron, es el no desearlo ni necesitarlo.
·       Tú eres por ser tú mismo, no eres por tener, por llegar a… para tener y poder ser.
·       Pregúntate siempre: ¿Hago yo, o hago lo que me dicen que haga? 
El resultado influye en ser o no ser.
·       Valora tu tiempo: 1 hora= 1€, 24 horas=24€ ¿En qué los gastas?
·       Convierte tus gastos ordinarios en tiempo con el ejemplo anterior: Chalet de 150.000€= 410,96 años de 365 días. O un cinturón de 35 € = 35 horas.
·       Planificar y listar lo que harás dentro de una semana, es un ejercicio de autosuficiencia disfrazado de productividad, nadie puede añadir un solo minuto a su vida por él mismo, y menos controlar el entorno que lo interrelaciona, por eso es conveniente añadir: “Si Dios quiere”, ejemplo: LISTA DE TAREA SEMANA 23 si Dios quiere.
·       Si buscas mejorar, lo coherente es “ser mejor”.
·       ¿Cuidas tus cosas, porque son tuyas? Cuídalas porque son de todos, “lo mío es tuyo”.
·       Haz lo que debes, y estarás siendo virtuoso.
·       Cada cosa en su lugar, se dice… ¿La sacaste de su lugar antes, o la adoptaste?

Artículo relacionado http://danielgrifol.es/usa-tu-dinero-como-si-fuera-tiempo/ de Daniel Grifol.

2 comentarios:

  1. Yo siempre he defendido la conversión de todo a un elemento común, que a falta de algo mejor puede ser el dinero. Es decir has de saber lo que vale tu hora. Pero tampoco has de olvidar una cosa: no es lo mismo una hora perdida que una hora incómodo. Me explico: si estoy una hora cavando una zanja, por un lado he perdido una hora, por otro he estado haciendo algo que no me gusta, por otro he estado haciendo ejercicio. Así que lo lógico sería considerar todo eso.
    Un saludo. Me has hecho pensar bastante.

    ResponderEliminar

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *