viernes, 28 de abril de 2017

Nota del viernes 28 del mes de Abril de 2017



Dice un proverbio chino: “Antes de iniciar la labor de cambiar al mundo, da tres vueltas por tu propia casa”.
No solo vale para el mundo, también para uno mismo, la esencia del minimalismo es también eso: Cambiar la forma de vivir, para cambiar el mundo.

No es fácil, quizás no es posible cambiarlo, pues es muy difícil cambiar “el mundo”, pero en el intento, sí habremos cambiado nuestra vida y eso ya es mucho.

Son cosas que solo aprendes por el “camino”, para aprender tienes que ponerte a caminar. Lo más difícil es decidir “salir de la que crees que es la zona de confort”, pero si no lo haces, habrás filosofado, pero no habrás cambiado nada.

viernes, 21 de abril de 2017

Nota del viernes 21 de abril de 2017



Decía Michel de Montaigne “La palabra es la mitad de quien la pronuncia, y mitad de quien la escucha”.
Estoy de acuerdo si cambiamos palabra por discurso, lo mismo la corrupción, la mitad es quien corrompe o se corrompe, y la otra mitad de quien les apoya de cualquier manera.

Siguen cayendo caretas (parece que este més va a ser muy productivo en eso).

jueves, 20 de abril de 2017

Nota del jueves 20 de abril del 2017



Otra careta que cae, como predije en mi entrada ver aquí, y sólo estamos en el cuarto mes.

Me he levantado con vigor, he puesto manos a la limpieza después de desayunar, paseo y reflexión, las casas colindantes se visten de primavera y el ambiente fresco con la luz del Sol tamizada por las nubes, llaman a pasear. Toda la naturaleza palpita vida, yo con ella, respiro un día más.

Como he comentado, el ambiente minimalista que he imprimido a mi vida en lo físico (vivienda minimalista, por lo pequeña), con los mínimos cacharros para vivir (aún creo que me sobran muchos) es espectacular, lo que antes de la migración, tardaba 2 horas en hacer una mínima limpieza, ahora lo hago en 25 minutos, apenas tengo muebles, y la idea de usar burriquetas y tablero que me auxilien de mesa, ha sido genial, algunas cosas están guardadas en una especie de cajas de fruta, que apiladas y unidas entre ellas, componen una especie de estante, todo tiene un aspecto peculiar y temporal, las burriquetas, permiten una limpieza cómoda y eficiente.

Aún quedan cosas que no uso, pero no he conseguido romper las cadenas “emocionales” que me unen a ellas.

miércoles, 19 de abril de 2017

Nota del miercoles 19 de abril 2017



Los parámetros tensionales vuelven a sus límites convenientes…

Decía ayer que estaba “aprendiendo” lo que es el “sin vivir” del vivir. Todos lo sabemos ¿pero qué el vivir?
¿Conseguir lo que ansiamos, es vivir?

A veces pienso que tengo la esperanza de alcanzar el futuro, cuando el futuro es el presente, puesto que el futuro es el presente, hoy es el futuro del ayer, luego vivamos el presente puesto que el futuro no está asegurado.

No desperdiciemos el presente que es el futuro del ayer, y puede que no tengamos otra oportunidad, ese beso que nos guardamos, esa palabra amable que no decimos, ese abrazo perdido, esa llamada que no hacemos, esa mascota que no acariciamos, esa mano que no tendemos.

Recuerdo lo leído al respecto:
“Todo tiene su momento, y cada cosa su tiempo bajo el cielo:
Tiempo de nacer y tiempo de morir, tiempo de arrancar y tiempo de plantar, tiempo de matar y tiempo de curar, tiempo de destruir y tiempo de construir, tiempo de llorar  y tiempo de reír, tiempo de hacer duelo y tiempo de bailar, tiempo de tirar piedras y tiempo de recogerlas, tiempo de abrazarse y tiempo de separarse, tiempo de buscar y tiempo de perder, tiempo de guardar y tiempo de tirar, tiempo de rasgar y tiempo de coser, tiempo de callar y tiempo de hablar, tiempo de amar y tiempo de odiar, tiempo de guerra y tiempo de paz.”
Qohélet, en el Ecclesiastes verso 3

¡A la mierda con la vergüenza! Pongámonos esa ropa que nos gusta y no nos  atrevemos por el que dirán, hablemos con esa persona con la que nadie habla.
Mientras nos cuidamos un poco por si de esa manera podemos alcanzar bien el futuro de mañana, pero sin obsesión, puesto que hay un tiempo para cada cosa.

¿Es ésto quizás VIVIR?

martes, 18 de abril de 2017

Nota del martes 18 de abril de 2017



Comienzo un día con la “emocional” alta, supongo que una vez tomada la química y el resto de quehaceres se pondrá en los límites acostumbrados.

Esto me lleva a reflexionar sobre mi egocentrismo, reflexiono sobre la “condición” humana, no estamos nunca satisfechos, siempre queremos más, más tiempo, más salud, y cuando los  tenemos no sabemos usarlos.

Hacemos horas de ejercicio para prolongar la vida, y mientras lo hacemos, no vivimos. Mantenemos una dieta para estar más delgados y prolongar la vida, y no sabemos vivir.

Hacemos actividades con los mismos motivos, pero… ¿Sabemos lo que es vivir?

Decía Góngora: “ Las horas están limando los días, los días que royendo están los años” Y nosotros ayudando.
Tengo ya muchos años, y ahora estoy “sabiendo” lo que es el “sin vivir” del vivir.

lunes, 17 de abril de 2017

Nota del lunes 17 de abril de 2017



Decía Lawrence Durrell: "Una ciudad es un mundo si amamos a uno de sus habitantes".
¿Ese “uno” nos incluye a nosotros mismos?
“Amaos los unos a los otros como yo os he amado”, “Amad al prójimo como a vosotros mismos” son conocidas frases de Jesús el Nazareno, “ El que no se ama así mismo  ¿cómo va a saber amar a otro?

Los demás son el reflejo tuyo, de la imagen que proyectas en el otro, “El que siembra vientos, cosecha tempestades”, dice el refrán popular.

No me quiero dejar arrastrar (y no es que no haya motivo) por el odio y la violencia que hay en los medios y en las redes sociales (en especial Twitter).
La sin razón campa por todos lados. Una lesbiana mata a su pareja, como no es “violencia machista” no habrá escándalo y minutos de silencio en los Ayuntamientos, pero no deja de ser motivo para ello.

Hay un grupo que ya está pidiendo una ley especial como la LVG, pero que se llame LVG trans. Como si con el código civil no hubiera bastante para entender sobre la violencia entre personas.
Quieren una ley específica de violencia transgénero, o se pone “pié en pared” o acabaremos mal.
Les han dejado una “navaja de afeitar a un mono” y pretenden que la use bien.

lunes, 10 de abril de 2017

Nota del lunes 10 de abril del 2017





Hoy he conocido a un anciano con un incipiente mal de Alzheimer, muy sordo y ha sufrido un ictus cerebral, me ha contado su historia (lo que se acuerda), le he escuchado atentamente, hemos comunicado muy bien (cosa que la ha producido mucha alegría), le he dado ánimos y le he felicitado por lo que él creía una desgracia.
Me he despedido de él  al cabo de treinta minutos de comunicación, y me ha dicho que seguro que me recordará cuando me vuelva a ver si Dios quiere. Me ha regalado una cantidad de reflexiones (este anciano de 83 años, con falta de memoria y muy sordo, que no está jubilado porque sus hijos perderían el puesto de trabajo…) pero lo guardaré en mi corazón para reflexionarlo.

Ha muerto a los 46 años, Carmen Chacón, Q.E.D. (fué ministra de Defensa del gobierno Zapatero), es tiempo de hipocresía, por otra parte como nos tienen acostumbrados, todos los “importantes”, a la hora de su muerte, eran perfectos, o casi.
¿Hay muertos de 1ª y muertos de 5ª?
No, simplemente, con los últimos no se desata la hipocresía.
Lo mismo que con los muertos por atentado, son más sonoros si se producen en una capital de un país importante, que si es en otro sitio no tan notorio, todo es una cuestión de propaganda, luego, si quieres que te amplifiquen los medios, “dales carnaza” que es lo que vende.
Me niego a participar en ese “espectáculo”, a llevar velas y flores, sí seré coherente y haré lo que tenga que hacer, que sea justo y equitativo.

Como dijo Horacio: “Todo aquello que está debajo de la tierra, el tiempo lo sacará a la luz del Sol”.

domingo, 9 de abril de 2017

Nota del domingo 09 de abril de 2017



A más de uno que dice que la vida es muy breve, le parece el día muy largo, decía Friedrich Hebbel, hoy no sé lo que me parecerá a mí; anoche me eché a dormir, me sentí acompañado (como cuando mi madre me besaba al acostarme), y esto tiene su gracia que lo diga este “viejo guerrero”.

Con el brillante Sol de primavera, no se puede sentir uno deprimido en este “domingo de Ramos”.
Este fin de semana, a modo de cuento pedagógico, me acuerdo de uno que puse en una entrada que me gustó bastante: Se llamaba creo “ Las canicas de cristal”.
Pongo un trozo de mi entrada (que es más amplia) que podéis ver aquí, junto con los créditos de donde saqué la historia, pero ahora os pongo el texto que aludo:
Sintonicé mi equipo de radio a la porción telefónica de mi banda, para entrar en una red de intercambio de sábado en la mañana.
Después de un rato, me topé con un compañero cuya voz sonaba un tanto mayor.
Él le decía a quien conversaba con él, algo acerca de "unas mil canicas".
Quedé intrigado y me detuve para escuchar lo que decía:
"Bueno Tom, parece que estás ocupado con tu trabajo y que te pagan bien, pero es una lástima que tengas que estar fuera de casa y lejos de tu familia tanto tiempo.
Es difícil imaginar que un hombre joven tenga que trabaja sesenta horas a la semana para sobrevivir. Qué triste que te perdieras la presentación teatral de tu hija".
Continuó: "Déjame decirte algo que me ha ayudado a mantener una buena perspectiva sobre mis propias prioridades".
Y entonces fue cuando comenzó a explicar su teoría sobre las "mil canicas".
"Verás, un día me senté e hice algo de aritmética. La persona promedio vive unos setenta y cinco años. Ya se, algunos viven más y otros menos, pero en promedio, la gente vive unos setenta y cinco años.
Entonces, multipliqué 75 años por 52 semanas al año, y obtuve 3,900, que es el número de sábados que la persona promedio habrá de tener en toda su vida.
Y ahora voy a la parte importante. Me tomó hasta los 55 años pensar todo esto en detalle", continuó, "y para ese entonces, con mis 55 años, ya había vivido más de dos mil ochocientos sábados!!! Me puse a pensar que si llegaba a los setenta y cinco años, solo me quedarían unos mil sábados más que disfrutar. Así que fui a una tienda de juguetes y compre todas las canicas que tenían. Tuve que visitar tres tiendas para obtener 1.000 canicas. Las llevé a casa y las puse en una fuente de cristal transparente, junto a mi equipo de radioaficionado.
Cada sábado a partir de entonces, he tomado una canica y la he tirado.
Descubrí que al observar como disminuían las canicas, me enfocaba más sobre las cosas verdaderamente importantes en la vida. No hay nada como ver cómo se te agota tu tiempo en la tierra, para ajustar y adaptar tus prioridades en esta vida.
Ahora déjame decirte una última cosa antes que nos desconectemos y lleve a mi bella esposa a desayunar. Esta mañana, saqué la última canica de la fuente de cristal... y entonces, me di cuenta de que si vivo hasta el próximo sábado, entonces me habrá sido dado un poquito más de tiempo, de vida ...
…y si hay algo que todos podemos valorar, es un poco más de tiempo.

sábado, 8 de abril de 2017

Nota del sábado 08 de abril de 2017



Un mes y seis días de mi migración, casi todo bién, pasando el tiempo…

Decimos: “Matar el tiempo”, pero realmente ¿qué hacemos?
Si “matas” el tiempo, desperdiciamos un bien escaso ¿tiene sentido?
Contaba ayer que los pájaros “cantan su territorialidad” que la hembra de mirlo se afana por conseguir algo de comida…
Los mismo que algunos humanos, pero para otros ¿cuál es nuestro afán?

Sé que muchos humanos se pasan todo el tiempo “cantando su territorialidad” y afanandose en sus “necesidades más primarias”, pero el resto ¿Cuál es su afán?

Porque “matar el tiempo” o dejarlo pasar, ¿Qué sentido tiene, o qué buscan con ello?

El que tiene algo que hacer, lo hace, pero el que mata el tiempo, parece que no tiene nada que hacer.

El místico hace: ora mientras llega el fin para ir a lo que cree su destino.
Otra persona, no espera nada más que el fin de “su” todo, y mata el tiempo.
Otros creen, o saben que son herederos de una heredad y esperan fluyendo que llegue la hora.
Otros se afanan, (ante lo que intuyen inmediato) en buscar la ayuda de terceros.

Nada que no tenga que suceder, sucederá. Ocupate de lo que tienes entre manos, que el porvenir te será dado.

viernes, 7 de abril de 2017

Nota del viernes 07 de abril de 2017



Hoy hago mío el poema de Fernando Pessoa:
No soy nada.
Nunca seré nada.
No puedo querer nada.
Esto aparte, tengo en mí todos los sueños del mundo.

Así me siento en esta mañana soleada y fresca de la primavera madrileña, pongo la TV, y la quito espantado, las noticias son horribles: USA bombardea Siria.
Las redes sociales “chorrean odio”, cierro Twitter, no tengo correos nuevos (salvo las actualizaciones de los blog`s que sigo), me voy a dar un paseo, me encuentro amigos, los saludo y comparten sus tribulaciones conmigo (que son las que sufrimos todos, en distintos grados).

Miro el parque, lejos de guerras, odios y maldades, los pájaros cantan su territorialidad, una hembra de mirlo se afana en atrapar comida, un anciano, sentado en un banco está sumido en sus pensamientos, mientras pasan unos jóvenes “cabizbajos” andando, mientras tienen toda su atención en los teléfonos  móviles.

Sigo paseando...

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *